60% aumentaría el consumo de agua de mar para la minería al 2032, según Cochilco

La analista en estudios y políticas públicas de Cochilco, Camila Montes ahondó en el estudio sobre el consumo de agua en la industria minera para la próxima década.


Son varias comunas de nuestro país que se están enfrentando a una grave escasez hídrica, al punto en que en la región Metropolitana los ediles han manifestado su apoyo para iniciar con un racionamiento de agua.

Es de conocimiento público que la industria minera utiliza bastante litros de agua en sus operaciones, y como una forma de lograr una mayor eficiencia hídrica el uso de agua de mar ha aumentado considerablemente.

Sobre ello, la analista de estudio y políticas públicas de Cochilco, Camila Montes, se refirió al recién publicado estudio sobre consumo de agua en minería para la próxima década.

La experta indicó que los datos finales identificaron que a 2032, “el consumo de agua – por parte de la minería del cobre – va a aumentar y alcanzar los 20 metros cúbicos por segundo aproximadamente“.

Lo importante de esto es que el agua utilizada será proveniente del mar, lo que se traduce en el aumento de más del 60% de la demanda de agua marina.

“Al 2020 se puede ver que el 8% del total que utiliza la industria de la minería del cobre proviene de agua de mar, esta puede ser desalada o de uso directo. Un 19% es de fuentes continentales, mientras que todo el resto es de agua reutilizada. (…) En 10 años más, esperamos que el consumo de agua de mar sea de 14 metros cúbicos por segundo. Si sólo consideramos las aguas continentales y las aguas de mar, esto es más del 60%”, explicó.

En relación con la desalinización en regiones, gran parte de este desarrollo se realizará en la región de Antofagasta y Atacama, pero también será implementado en Coquimbo.

“La integración y que las plantas desaladoras no solamente abastezcan a una operación minera, sino que creemos que el futuro debería estar en crear plantas que abastezcan a más de un usuario (…). Creemos que el rol del Estado no debería ser solo articulador, también deberíamos ser un actor presente“, finalizó la analista de estudio y políticas públicas de Cochilco.