Aporte que recibirán las Cajas de Compensación pasará de un 3.1% a un 6.45% de las remuneraciones de los trabajadores

Este cambio afecta solo a los trabajadores afiliados a FONASA y adscritos a una Caja de Compensación de Asignación Familiar.

El 15 de diciembre de 2021 fue publicada en el Diario Oficial la Ley de Presupuesto correspondiente al año 2022; (Ley N° 21.395). Se modificó la Glosa N° 18 de la partida 16, relacionada con el presupuesto anual del Fondo Nacional de Salud (FONASA) y el porcentaje de cotización para el financiamiento que reciben las Cajas de Compensación de Asignación Familiar, por la administración del régimen de subsidios de incapacidad laboral.

Lo anterior, modifica lo señalado en el artículo 27 de la Ley N° 18.833, estableciendo que a partir de las remuneraciones de febrero de 2022, el porcentaje de aporte que recibirán las Cajas de Compensación de Asignación Familiar pasará de un 3.1% a un 6.45% de las remuneraciones de los trabajadores. 

Este cambio en la cotización no significa un cambio en el total de la cotización del 7% para salud, es simplemente una modificación en la distribución, ya que se destinará más porcentaje a la Caja, que a Fonasa. 

Desde Fesumin, el Director de Comunicaciones, Víctor Riesco, “Desde el principio de la pandemia se ha dicho que los trabajadores son los que han ido pagando con sus ahorros y su propias fuentes de ingresos los costos y en esta situación tampoco escapa a este comentario”. 

Riesco explica que “Ya hace un tiempo se había subido a un 3.1 de la cotización de Fonasa el traspaso de fondos a las Cajas de Compensación para el pago de las licencias médicas ya que Fonasa puede pagar de dos formas distintas estas compensaciones, primero a través del mismo Fonasa, o segundo a través de las cajas de compensación. Pero como sabemos, las Cajas de Compensación son entes privados que en teoría son sin fines de lucro, pero recibirán esta plata en comodato y aquel dinero que no se utilice las cajas deberían devolverlo a Fonasa y de nuevo volver al ciclo”. 

“Esta figura Piñera ya la había implementado subiendo el porcentaje en 3.1 y ahora llevando a 6.45% para cubrir la gran demanda de licencias médicas que se ha generado principalmente del alza por casos de la variante omicron, que ha afectado a muchas más personas de lo que había afectado en los primeros tipos o las primeras variantes de covid”, agrega. 

En opinión de Riesco, “Es un tema bastante extraño, extraño porque al final se está destinando dinero al pago de situaciones que ya están completas, pero Fonasa también queda desfinanciado por si la persona necesita cubrir las necesidades de atención médica por otros temas. Recordemos que Fonasa es un gran saco donde todos los Chilenos que pertenecen, aportan dinero que es el 7% de su cotización y lo que quedará ahora en Fonasa al final es un 0,66 y eso obviamente va a repercutir de que el sistema de salud Nacional y de las personas que están en el Fonasa colapse en algún momento si las atenciones aumentan en un futuro”. 

“Podemos ver que la medida es una forma de poder suplir lo que no se les está entregando a las personas, pero también es un negocio para un privado que si a partir de febrero se ingresan estas platas, que no son pocas, perfectamente las Cajas de Compensación pueden generar créditos sociales y hacer un negocio. Veremos cuál es el desarrollo de esta noticia, pero como ya se ha visto, este es el segundo incremento para la institución y que obviamente podría dar pie a que empresas de conglomerados importantes puedan acceder a este dinero para poder hacer otras cosas y desfinanciar el sistema de Fonasa”, finaliza Riesco.