CDE demanda a tres empresas por daño ambiental en Salar de Atacama

El Consejo de Defensa del Estado, CDE, presentó una demanda ambiental contra las empresas mineras Escondida, Zaldivar y Albemarle por la extracción continua del Acuífero de Monturaqui - Negrillar - Tilopozo al sur del Salar de Atacama.


Según asegura el CDE en un escrito de 77 páginas, esto trajo como consecuencia el deterioro “grave, permanente e irreparable” de -por ejemplo- el acuífero en cuestión, comprometiendo su capacidad de regeneración y la diversidad biológica asociada, la biodiversidad en el área sur del Salar de Atacama, y los sistema de vida y costumbres de grupos humanos.

Desde el Sindicato, su secretario, Victor Riesco, señala que “Como ya lo comentamos anteriormente, vemos una actitud de fiscalización por parte del ente gubernamental bastante más activa de lo que correspondía hace muchos años atrás, cuando las mineras prácticamente secaron muchas fuentes de agua que se encontraban disponible cerca de sus instalaciones”.

Respecto a las multas propiamente tal, Riesco afirma que “aunque parezca irrisorio si las multas son por 10 centímetros o 25 cms de altura de agua, el problema es, cuántas veces lo hicieron durante todo el periodo de tiempo, y obviamente eso es lo que marca la diferencia en este tipo de instancias. Aunque las empresas podrán presentar sus descargos respecto a la acusaciones planteadas y obviamente podrán solicitar bajar las multas asociadas al tema”.

“Estas multas siguen siendo comparadas con lo que se obtiene principalmente en este superciclo, multas para la foto, y que realmente no afectan en nada a la producción, pero es interesante ver que lo que se plantea a las grandes empresas es un acto de agravio por este tipo de situaciones que están ocurriendo, principalmente destaca la de Albemarle que es gran minería de litio y eso marca también un precedente en lo que se puede venir a futuro”, agregó.

“Ya sabemos que SQM es una empresa que es bastante especial, que no ha visto problemas en este tipo de elementos, pero es una señal de que el fiscalizador se está acercando a aquellas faenas que realmente están impactando de mala forma el tema. Esperemos que en el futuro sigan siendo eficientes los controles para con las empresas y que trabajen dentro de los parámetros que están acordados con el fiscalizador “, finalizó.