Fesumin instala Trabajo Pesado en el proceso inicial de diálogo sobre Reforma de Pensiones ante el Ministerio del Trabajo

 En una reunión de Consulta Técnica, la Federación expuso su visión sobre Trabajo Pesado en lo que debería ser la Reforma de Pensiones que se desarrollará en este nuevo Gobierno. 


En el marco de los Diálogos por Pensiones Dignas, se desarrollan de forma paralela las Consultas Técnicas, en donde las organizaciones pueden presentar sus inquietudes y propuestas respecto al actual sistema de pensiones y las propuestas que se requieren para mejorarlo, las que servirán de base para la construcción de un proyecto de ley de reforma previsional.

En este espacio, Fesumin realizó su exposición ante los asesores de la Ministra del Trabajo y del Subsecretario de Previsión Social. La preocupación de la Federación se basa en las modificaciones que probablemente se presentarán, y cómo se enfocará la categoría de Trabajo Pesado y su relación con el sistema de pensiones. Como no hay claridad aún de qué es lo que vendrá, la idea es intervenir en la etapa pre legislativa e instalar el tema. 

Hoy el sistema de capitalización individual también es el pilar fundamental del sistema de trabajo pesado, y al modificar ese pilar y entrar con elementos de solidaridad y otros en donde el Fisco entregaría recursos, Fesumin cree pertinente modificar completamente el sistema de trabajo pesado, en tres líneas fundamentales. 

Lo primero es mejorar la institucionalidad de trabajo pesado, eso implica unificar y fortalecer los criterios, composición y funcionamiento de la Comisión Ergonómica Nacional que es la que establece qué puestos de trabajo están o no en trabajo pesado. 

Respecto a beneficios, lo que hace el sistema hoy es una rebaja en la edad de jubilación; cada 5 años de trabajo pesado son dos años de disminución. “Aquí, deberíamos tener en vez de una bonificación en la edad de jubilación, tener un beneficio en abonar años trabajados. Entonces, en vez de 5 años trabajados, deberían ser 7 años efectivos en el nuevo sistema de jubilación”. 

El último punto es que la obligación actual del sistema de pensiones es el 10% del sueldo. La gente que tiene trabajo pesado cotiza un 14%. “Todas las propuestas dicen que vamos a pasar de un 10% a 16% obligatorio, lo que implicaría que quienes tienen trabajo pesado, pasarían a un 20% de cotización. Eso creemos que hay que estudiarlo, ver cuáles son los efectos que hay en el mundo del trabajo y cuáles serían en el nuevo sistema de pensiones”, puntualiza la Federación. 

Respecto a la respuesta del ministerio, el Director de Estudios de Fesumin, Iván Mlynarz, señaló que “Ha sido bastante interesante porque nos han manifestado con mucha sinceridad que no tenían contemplado ni pensado el tema de trabajo pesado. Por ello, nuestra intervención ha permitido que hoy al menos, en el proceso inicial de diálogo y debate, el tema de trabajo pesado esté integrado y ojalá sea parte del proceso de mejoras que el gobierno envíe próximamente al parlamento”. 

En la misma línea, el Presidente de Fesumin, Óscar Villarroel, complementa: “Queremos que esta idea de trabajo pesado esté planteada en la reforma de pensiones. Hoy estamos representando los intereses de todos nuestros asociados y sepan que estamos presentes e instalando temas en la discusión. Sabemos que es un trabajo de largo aliento, pero estaremos trabajando incansablemente para lograr que este tema logre incorporarse en la reforma que planteará el Gobierno”. 

Desde el Ministerio del Trabajo, señalaron que “Nos interesa este tema y lo vamos a considerar, porque la lógica en que nos estamos desarrollando es que ese 6% adicional está pensado en el trabajo no remunerado de las mujeres, la vulnerabilidad del empleo, cambios en expectativas de vida en mujeres y hombres, y otros temas. No habíamos contemplado el tema del trabajo pesado… El desafío está en cómo hacemos una política pública comprendiendo que existen trabajadores en esta categoría y que deben jubilarse antes; cómo reconocemos y compensaremos como país a estos trabajadores”. 

La Federación está coordinando nuevas reuniones con diferentes entidades de Gobierno para instaurar este tema y otros como Equidad de Género, Ratificación del Convenio 176 de la OIT y la propuesta de adaptación de las 40 horas laborales para los trabajadores de la minería.