CODELCO VENTANAS: LA FUNDICIÓN SE ENFRENTA A SU CIERRE DEFINITIVO. Parte II

Al respecto de Cierre de Ventanas Parte I, el Director de Comunicaciones de Fesumin y Secretario del Sindicato de Supervisores de Collahuasi, Víctor Riesco, expuso que “Esta medida nos toma por sorpresa. Sabemos que Ventanas era un punto de conflicto tanto con las comunidades como por ser una de las divisiones que no rinde en mejor forma, considerando que junto con Salvador son las divisiones que generan pérdidas a Codelco”.


“El primero habla de cómo en el pasado y en los antiguos gobiernos se dejó de lado la posición de la salud de las personas frente a una producción contaminante. Caso emblemático de zonas de sacrificio, ya sabemos de Quintero y Puchuncaví pero en algún momento, zonas de sacrificio fueron Coronel, principalmente por la planta Bocamina de AES Gener, una central térmica que usaba carbón, también tenemos a Arica, donde el gobierno sueco depositó una cantidad de material contaminante y del cual nunca nadie se hizo cargo y más puntos como Copiapó, que es una ciudad que está rodeada por relaves y que lamentablemente nadie se ha hecho cargo de esa situación y son focos altamente peligrosos para la salud”, explica Riesco. 

“Entonces, que el Estado asuma tal vez por primera vez no poner a la producción en primer lugar y simplemente cerrar una planta altamente contaminante es un avance, pero como todo, tiene un costo, y ese es el costo social y económico de sacar de dentro del polo productivo una figura tan importante como Ventanas”, asegura. 

“El segundo punto tiene relación con el aspecto social de aquellos trabajadores que no son de planta. Como sabemos Codelco tiene una cantidad de alrededor de 360 trabajadores, pero la gran base son trabajadores contratistas y subcontratistas, lo que genera una precarización laboral importante. Si se cierra Ventanas vamos a tener un impacto en toda esta gente contratista y subcontratista con un costo que tendrá que ser mitigado de alguna forma, pero en estos momentos no se ha dicho nada al respecto. Respecto de los trabajadores de Codelco ya se dijo que podrían ser reubicados en otras instalaciones o tal vez se genere un plan de salida que sea mucho más acorde”, argumenta Riesco. 

Sobre el último punto a destacar, el Director de Comunicaciones manifiesta que “habla de la intención de este Gobierno de generar una mirada de cuidado del medio ambiente y de las personas, partiendo por una de sus empresas más cuestionadas. Esta es una mirada hacia adelante, que tiene que ver con que si el Estado fue capaz de cerrar una de sus empresas no va a dudar en cuestionar el cerrar otras empresas privadas que sean contaminantes y que trabajen dentro del polo productivo de Puchuncaví”. 

“Esta situación puede generar varias instancias; la primera es poder identificar otras empresas contaminantes, ya que la principal fuente de SO2 ya no estaría en funcionamiento, y servirá para el control sobre las otras empresas del polo. Así las empresas privadas serán mejor fiscalizadas y deberán invertir en tecnología para poder mantener su operación. La situación no se ve fácil para el Gobierno dada la figura y cómo debería realizarse esta medida, pero como lo vemos, los principales beneficiados son las personas que viven en el sector y eso ya es un primer paso para realizar los cambios necesarios”, finaliza. 

Respecto al cierre, el Seremi de Medio Ambiente de la región de Valparaíso, Hernán Ramírez, afirmó que "Codelco es responsable del 62% de las emisiones de SO2 de la bahía Quintero y representa el 50% de todas las emisiones de dióxido de azufre de la región".

Detalló que "el proyecto de ley que debe ser aprobado puede demorar 12 meses o un poco más. Luego, se determinará que Codelco Ventanas puede prescindir de recibir estos concentrados de cobre y comenzar el proceso de cierre". 


Luego de un cierre temporal, "Codelco debe elaborar el cierre definitivo de la fundición y ese proyecto se debe presentar a Evaluación Ambiental y una vez teniendo la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), que aprueba el plan de cierre de la fundición, se puede iniciar la ejecución de cierre definitivo". Así, reveló que en total se considerarán al menos cinco años para estar en condiciones para que la fundición detenga definitivamente sus funciones y pueda comenzar su proceso de desmantelación.